La capital nipona es sin duda una ciudad fascinante. Te lo digo por experiencia. Y es gigante. No es fácil saber qué ver en Tokio.

Cuando llegas no dejas de sorprenderte; sobre todo si es la primera vez que estás en una mega ciudad como esta. Edificios altos, luces y letreros de todos los tamaños y colores, pequeños locales de comida en abundancia, mucha gente por todos lados y, además, parques gigantes y templos que te sacan un poco de la estructura típica citadina.

Imagínate que recién llegas a Japón, y acabas de bajarte del tren que viene desde el aeropuerto de Narita (¿o tal vez desde Haneda?). Ya sea de día o de noche, querrás empezar a recorrerla sin perder ni un segundo.

Lo que pasa es que Japón te enamora desde el primer momento. No me pasó solo a mí. De hecho, no me lo esperaba tampoco. Fui a Japón sin siquiera pensar que iba a volverme tan embelesada que no pude dejar de pensar en volver.

Algunos negocios en Akihabara que ver en Tokio

¿Qué ver en Tokio?

Ahora bien, en Tokio tenemos cientos de lugares para recorrer. Por lo general cuando uno va de viaje no cuenta con demasiado tiempo (a menos que seas un nómada digital, que no tiene problema con las fechas de regreso porque vive viajando), razón por la cual es posible que tu viaje pueda resultarte corto.

Para que aproveches tu estadía al máximo, te recomiendo visitar estos lugares. Como dije, hay muchos más. Pero mínimamente date una vuelta por estos, no te vas a arrepentir.

¡Ah! Cuando estés en Tokio, quizás también quieras aprovechar para visitar algunos lugares vecinos. Revisa también qué lugares recorrer si te quedas en Tokio, para que no digas después que no te avisé.

Akihabara

Manga, anime y tecnología es lo que resumen a esta zona de la gran ciudad. Si alguna de estas tres cosas te interesa, es una parada obligada.

Juguetes y figuras en una tienda de anime en Akihabara

Para la tecnología, hay tiendas de todo tipo y de todos los precios. Si vas en busca de algo tecnológico, asegúrate de saber bien lo que quieres. Y también de que se pueda conseguir sin que te genere problemas el idioma.

Si lo que buscas es manga y anime, hay cientos de tienditas a la calle o en edificios en las que podrás conseguir de todo. Recuerdo que, husmeando un poco en una tienda de manga, comencé a subir los pisos a ver si había algo interesante (o alguna otra cosa, ya que nunca sabes lo que puede haber arriba, o abajo). A partir de cierto piso podías encontrar contenido erótico. Pero no simplemente “a partir del 5to piso”, si no que el 5to piso (por ejemplo) estaba divido en dos secciones por una línea que atravesaba todo el local. Esta línea definía hasta dónde estaba el contenido apto para todo público, y donde comenzaba el “hentai”.

Si eres hombre, o si simplemente te interesa curiosear, en esta zona encontrarás varios maid café. Es posible que encuentres algunas por la calle buscando atraer clientes.

Shinjuku

Si te interesa ir de compras, en Shinjuku está el centro comercial más importante. Por mi parte, no estuve mucho tiempo allí como para comentar mucho más, pero es un lugar que sin duda quiero volver a recorrer, porque tiene mucho más para ofrecer.

Uno de los lugares recomendables para ir es el Ayuntamiento de Tokio. Sí, leíste bien. La vista ahí es muy buena, dicen por ahí. Ya lo comprobaré la próxima vez que esté por la zona.

Si buscas electrónica, este lugar también es muy bueno, puesto que las grandes tiendas como Yodobashi Camera o Bic Camera, están por esta zona (también hay en otros lados, como en Akihabara, pero aquí encuentras a las dos). En la época de sakura, el parque de Shinjuku es un buen punto de encuentro.

Ramen de Ichiran

Un lugar que me ha gustado para comer aquí y que definitivamente quiero volver es Ichiran Ramen. Es una cadena en realidad, que puedes encontrarlas en un montón de lugares, pero yo he ido al de aquí varias veces y siempre me fui feliz. El mejor ramen que he probado hasta ahora. ¡Para la próxima recorreré Japón haciendo cata de ramen! Definitivamente me ha gustado, ¡pruébalo!

Shibuya

Aquí puedes encontrar el cruce que más gente transita en el mundo. ¡Es impresionante! Cortan todos los semáforos para que no pasen más autos y toda la gente comienza a cruzar en distintas direcciones. Puedes ir y quedarte un rato mirando como cruza la gente, es un poco hipnótico, como cuando te quedas mirando el mar. O puedes ser parte de la oleada y perderte entre ellos. Si estás con alguien, ¡asegúrate de no perder a esa persona de vista!

También, al salir de la estación, está la estatua del famoso perro Hachiko, conocido por esperar el regreso de su amo por nueve años frente a la estación, hasta su fallecimiento. Hay una película basada en esto con Richard Gere (Hachiko, A Dog’s Story, de 2009, también conocida como Siempre a tu lado). Es muy utilizado como punto de encuentro (cuando fui, estaba llenísimo de gente que simplemente estaba ahí esperando o charlando o sacando fotos).

Estatua de Hachiko que tienes que ver en Tokio

Además de estas atracciones, también puedes darte una vuelta por los comercios de la zona y adentrarte en el shopping más conocido, Shibuya 109, un edificio de diez pisos dedicados a la moda para jóvenes mujeres. Encontrarás las últimas tendencias allí adentro. Cerca de ese mismo edificio también hay otro dedicado a los hombres, 109 Men’s.

El parque Yoyogi

Es hermoso y gigantesco. Increíble dar un paseo en un lugar así, tan lleno de verde, en medio de la avanzada y tecnológica ciudad de Tokio. Es elegido por un gran número de personas para pasar el día al aire libre, aunque si vas en la época de hanami (floración de cerezos, o sakura), los parques de Shinjuku o Ueno son más atractivos.

Camino por el Parque Yoyogi

Dentro hay un santuario sintoísta, el Meiji Jingu, uno de los más importantes de la capital de Japón. En fechas festivas se llena de gente a más no poder.

Lo que no llegué a ver allí son los famosos rockabillies, quienes se juntan para bailar y tocar la guitarra, porque sólo están los domingos. Pero si te encuentras en Tokio ese día, date una vuelta por el parque. No sólo están ellos, si no que también encontrarás a otras bandas. Los podrás ubicar en la entrada que está cerca de la estación JR de Harajuku.

Harajuku

La famosa Takeshita Street, que comienza frente al parque Yoyogi, es un pequeño rincón lleno de comercios que muchos nipones eligen para visitar en sus salidas, sobre todo jóvenes. En esa calle puedes encontrarte a los japoneses vestidos y maquillados de forma extravagante, o haciendo cosplay, sobre todo los domingos. También se pueden conseguir unas cuantas cosas relacionadas al manga y al anime en esta zona.

Calle de Harajuku

 

Un lugar que me encantó para comer ahí fue Pom Pom Purin Café, un lugar todo decorado con el Golden Retriever de Sanrio (creadora de la famosa Hello Kitty). No solo la decoración es adorable, sino que además la comida tiene una mezcla de colores y texturas muy buena. Y como si fuera poco, los platos vienen decorados con diseños exclusivos de Pom Pom Purin. Y, aunque no lo creas, ¡es exquisita!

La Torre de Tokio

Es una visita indispensable entre las cosas que ver en Tokio. Se encuentra en Minato (al sur de la ciudad). La visité durante la tarde. Gracias a que estaba despejado, pude ver el atardecer con el sol ocultarse detrás del Monte Fuji. Además, ¡pude disfrutar de un rico té con una exquisita torta de chocolate! Imperdible.

Torre de Tokio desde abajo

En la base de la torre están las mascotas del lugar, los hermanos Noppon (me tomaron por sorpresa, pero luego te acostumbras a ver cosas así por todo Japón). Dentro de la torre los encuentras en persona (¡tampoco me esperaba eso!). Por supuesto, puedes comprar souvenirs allí mismo antes de irte.

Un dato de color: mide unos metros más que la Torre Eiffel, y pesa menos de la mitad.

El templo Zozoji

Si planeas visitar la Torre de Tokio, el templo Zozoji está de paso. Es ese templo del que seguro viste fotos con la torre de fondo. Es uno de los principales templos budistas de la región.

Vista de la Torre de Tokio desde el Templo Zozoji

La entrada, llamada Sangedatsumon, es impresionante. Mide 21 metros y data del año 1622, siendo la única estructura que quedó en pie después de la segunda guerra mundial. Se supone que, al atravesar la puerta, te puedes liberar de las tres pasiones: codicia, odio, locura. Estas entradas sin puertas marcan además el límite entre lo sagrado y lo profano.

A la derecha del templo se pueden ver un montón de estatuas pequeñas con formas de niños, con gorritos y molinos de viento. Se llaman jizo y pueden estar allí tanto como deidades guardianas para el buen crecimiento de los niños, como para honrar a bebés fallecidos.

¿Cómo llego a cada lugar?

A todos los lugares que te comenté puedes llegar fácilmente en tren (y caminando, que no vayas a pensar que te sales del tren y el lugar aparece mágicamente allí).

Lo mejor para viajar por Japón es tener el JR Pass, te moverás muy fácil con él si lo tienes. Revisa bien el post para ver cuándo te conviene o qué otra opción es más recomendable para ti. La línea Yamanote (una línea que es circular) te lleva por estos lugares.

¿Te ha gustado el artículo? ¿Añadirías algún lugar a la lista? ¡Deja tus comentarios!