Aproximadamente a 500 km al sudoeste de Tokio, y a poco más de dos horas de viaje en Shinkansen, se encuentra la antigua capital de Japón, otro de los destinos favoritos para los turistas. En este post te comentaré un poco sobre qué ver en Kioto y sus alrededores. Dicha ciudad está ubicada en la prefectura del mismo nombre.

¿Qué ver en Kioto?

Aquí se encuentra otro de los lugares que más me gustó de este viaje. El templo sintoísta Fushimi Inari Taisha, que es famoso por sus mil Torii, es un espectáculo para la vista. Ya desde la entrada se ve el primer Torii, uno gigante, típico de los templos sintoístas.

Kitsune, mensajero del dios Inari

Otra de las imágenes características que podremos encontrar allí es el zorro o kitsune. Este es un mensajero de la deidad Inari. Dicha deidad es un antiguo espíritu protector de las cosechas, especialmente el arroz, y patrona de los negocios.

Aunque suele haber muchísima gente y parece imposible sacarse una foto a solas entre los Torii, o solo a los Torii sin gente, creánme, es posible. Es difícil, pero hay que armarse de paciencia.

Caminando por el Templo Inari Taisha y alrededores

Varios toriis y kitsunes pequeños

El templo ofrece varios caminos a seguir. El principal, por supuesto, es el central. En nuestro recorrido, luego de subir un poco por el centro, nos desviamos para la derecha y desembocamos en algún lugar que parecía ser ya fuera del templo. Nos sentimos perdidos por un buen rato y encima no había nadie para preguntar. O cuando aparecía alguien tampoco era muy fácil comunicarse. Los “mapas” que nos cruzamos en el camino tampoco eran muy claros. Pero seguimos avanzando y logramos retomar el camino principal. Fue divertido e interesante. Al desviarnos, pasamos también por una zona llena de árboles, muy bonita.

Es lindo ver cuando estás arriba y puedes vislumbrar la ciudad allá a lo lejos. Aunque no es una vista espectacular, merece la pena admirarla un rato.

Todo el camino está repleto de Torii y de zorros, así como también ofrendas. De hecho, todos los Torii son donaciones en pos de un buen augurio por parte del dios Inari, realizadas principalmente por empresarios. Cada uno de ellos tiene escrito en kanji quién lo donó y cuándo.

Nishi-sugamo arts village Pavilion

En algunos lugares del recorrido hay varios negocios en los que se pueden adquirir recuerdos, talismanes y cosas relacionadas. Pasada la mitad del recorrido hay un pequeño restaurante en el cual nos sentamos a comer y disfrutar del lugar, para luego bajar recargados de energía.

Finalmente, llegando a la base desde el lado ahora derecho (que al subir sería el lado izquierdo), encontramos varios puestos de comida. Allí pude darme el gusto de probar yakitori, una especie de brochette de pollo con cebollitas y salsa agridulce, algo que mi sensei de japonés me había hecho probar anteriormente, cocinado por él.

Algunos puestos de comida en Kioto

Caminando hacia el barrio de Pontocho

Después de esta hermosa visita al templo, continuamos nuestro recorrido de Kioto, dirigiéndonos hacia Pontocho. Caminar al lado del río me recordaba a los animes, lo cual le dio un toque especial a esa caminata.

A medida que iba oscureciendo, se veía aún más lindo gracias a la iluminación de las casas y restaurantes al otro lado del río, y la ciudad en general.

Qué ver en Kioto: Barrio de Pontocho desde el otro lado del río

 

Esa noche comimos un rico Okonomiyaki, que debo confesar que me gustó más que el que probé en Hiroshima.

Aún me queda mucho por recorrer de Kioto. Apenas estuve unos días ahí y parte de esos días los dediqué a recorrer otros lugares, por lo que tengo mucho más de Kioto para ver en un próximo viaje.

¿Qué ver cerca de Kioto?

Nara: la ciudad de los ciervos

Ciervos en el parque de Nara

Ir caminando por la calle y cruzarte con un rebaño de ciervos es algo que te puede pasar si te das una vuelta por Nara. Incluso sabiendo que eso puede pasar, no deja de ser sorprendente, por lo menos para alguien como yo, proveniente de la capital de Argentina. Dicha ciudad se encuentra al sur de Kioto, a una hora en tren.

Camino al templo Tôdai-Ji, pudimos ver unas pagodas y varios ciervos. Algunos descansando bajo la sombra de un árbol, o simplemente mordisqueando las cadenas que delimitaban el camino.

Templo Tôdai-ji en Nara

Este templo está construido de madera, al igual que su imponente entrada. La misma está protegida por dos esculturas de madera que representan a guerreros Nió.

Dentro del templo se encuentra el Gran Buda, una imponente estatua de 16 metros de alto, hecha de bronce y oro. Además, encontramos otras varias estatuas, un poco más pequeñas.

Otro lugar muy atractivo que visité fue el Jardín Isui-en. Es un típico jardín japonés que conserva el estilo de la era Meiji, divido en dos secciones principales. Realmente precioso.

Vista del Jardín Isui-en

De regreso a la estación desde el jardín Isui-en, pasamos delante de Higashimuki, una calle techada llena de negocios, como la que nos topamos en Hiroshima.

Osaka: la tercera ciudad más grande de Japón

La visita a esta ciudad fue relativamente corta, porque el día estaba muy lluvioso y frío. Sin embargo, esa rápida visita me alcanzó para conocer el castillo de Osaka y recorrerlo por dentro.

Castillo de Osaka / Osaka Castle

Desde la parte superior del castillo se podía vislumbrar uno de los edificios de NHK, una empresa de radiodifusión pública. El territorio donde se encuentra el castillo es bastante amplio. Posiblemente, en un día con un clima más agradable hubiera sido una visita más atractiva.

Vista lluviosa desde el castillo de Osaka

Al salir del castillo resultó difícil buscar un lugar para comer, porque estaba un poco apartado. Debido a que llovía y que no conocíamos la zona, tuvimos que caminar un poco para encontrar algo.

Almorzamos una típica comida rápida del lugar (algo de curry y luego de postre unas papas fritas con chocolate… sí, papas fritas con chocolate, que se podían conseguir en los Mc de Japón; una combinación extraña debo decir). Ya satisfechos y un poco pasados por agua, regresamos a Kioto.

Osaka tiene unos cuantos lugares más que se recomienda visitar; es una ciudad bastante grande. Algunos de ellos son: el Umeda Sky Building para disfrutar de la vista, o la noria del centro comercial HEP Five y el centro de Osaka. También podemos encontrar allí los Universal Studios Japan.

¿Qué otro lugar te ha gustado a ti de Kioto o cerca de la ciudad? ¡No te olvides de dejar tus comentarios!